Martes, 01 Octubre 2013 16:19

12. Reflexiones bajan para atrapar el fin.

Escrito por 

 

Entrar en mi casa, y prender las luces, y pegar un portazo, y caminar con aplomo rumbo al baño, y mirarse fijo al espejo, y notar cómo las gotas de agua fría recorren la cara, y no sorprenderse ante lo crecida que está la barba sino ante lo hinchado del pómulo derecho a más de una hora de la extracción de la muela. Tanto ella como Ella se impresionan con cualquier tipo de herida que posea o les relate, tanto interna como externa, tanto valerosa como cobarde.

Pero en este momento no me importa qué piense ella: Ella me llamó, la sentí preocupada, me quiere, la quiero, en pocos minutos voy a visitarla, a abrazarla, a amarla.

Un grupo de terroristas enciende un templo público destinado a cierto culto religioso, las bolsas internacionales luchan por mantener el orden mundial, la abuela de la prima de la hija del cuñado de vaya a saber qué aristócrata realiza un acto de beneficencia en vaya a saber uno qué palacio del buen y, por consiguiente, caro comer. Prendo la radio y sigue sin informarme: siendo las 17:42 según el reloj / despertador de mi cuarto necesito saber cómo me va a tratar el clima por la noche.

Porque con Ella todo es posible: desde el encierro más denso y sofocante hasta la libertad más suave y fresca.

Perfecto.

Me desnudo. No tengo nada más que ofrecer que esto, perdón, pero es así. Abro de par en par las hojas del ropero y selecciono: que este par de zapatillas negras muy caminadas, que este pantalón marrón pinzado muy gastado, que esta remera blanca muy básica, que este buzo verde oscuro muy amplio.

Me detengo, me examino de abajo hacia arriba y pienso: que ser una suerte de árbol que habla no me sienta tan mal; que tal vez sí; que ser lindo no es práctico; que tal vez sí; que nunca podré ser lo que mis ídolos son; que tal vez sí.

Estupideces: ser o no ser, mi cuestión.

Debo salir de mi casa, y ya, y como sea. Mi llegada a lo de Ella debe ser inminente.

Salgo. Camino. El exterior sigue igual: sol, un poco de viento y las mismas caras de las mismas personas a estas horas. Y yo sin muchas ganas de rehacer amistades casuales. Esquivar el bulto, un don del cual me enorgullezco.

Primero, Diariero Pelado y Escandaloso:

-    ¿CÓMO ESTÁS?

-    Pierdo el tren…

Segunda, Almacenera Poco Informada:

-    ¿Qué pasó hoy en los negocios?

-    Pierdo el tren…

Tercero, Banquero Deprimido:

-    Hace tiempo que no realiza movimientos en su cuenta. Tengo una propuesta muy interesante.

-    Pierdo el tren…

Debo cruzar la avenida, y ya, y como sea. Mi llegada a lo de Ella debe ser inminente. 

Sigo saliendo. Sigo caminando. El exterior sigue igual: sol, un poco de viento y los mismos vehículos de los mismos conductores a estas horas. Y yo sin muchas ganas de hacer nuevas amistades casuales. Esquivar el bulto, un don del cual me enorgullezco.

Primero, Conductor que Guiña las Luces:

-    ¿CÓMO VAS A CRUZAR CON EL SEMÁFORO EN ROJO?

-    Llego tarde, pierdo el tren…

Segunda, Conductora que Toca Bocina a Más no Poder:

-    ¿ESTÁS CIEGO? ¿ESTÁS LOCO?

-    Llego tarde, pierdo el tren…

Tercero, Conductor que Maldice:

-    IMBÉCIL, ¿QUERÉS QUE ME BAJE Y TE GOLPEE HASTA LLORAR?

-    Llego tarde, pierdo el tren…

Debo alcanzar el tren que está detenido en el andén, y ya, y como sea. Mi llegada a lo de Ella debe ser inminente.

Finalizo mi salida. Finalizo mi caminata. El exterior sigue igual: sol, un poco de viento y los mismos pasajeros de los mismos trenes a estas horas. Y yo sin muchas ganas de hacer imposibles amistades casuales. Esquivar el bulto, un don del cual me enorgullezco.

Primero, Pasajero Mayor a Quien Engaño y me le Adelanto en la Fila de la Boletería:

-    Señor, la fila se hizo para algo, ¿sabía?

-    Es que Ella me espera, llego tarde, pierdo el tren…

Segunda, Pasajera Secretaria Ejecutiva a Quien Rozo al Saltar el Molinete cual Gacela:

-    AY, TENÉ CUIDADO.

-    Es que Ella me espera, llego tarde, pierdo el tren…

Tercero, Pasajero Obrero a Quien Empujo al Lanzarme Violentamente hacia el Interior del Tren:

-    FLACO, CALMATE UN POCO.

-    Es que Ella me espera, llego tarde, pierdo el tren…

Me incorporo y suspiro. Ya estoy en viaje: no pierdo el tren, no llego tarde y Ella sí me espera.

Leído 4871 veces

Afiche cap.12

Un Dia De Vida
Diseño de afiche: Adrián G. Outeda

Capítulos